(Oh, olvidé que hacía falta un título)

... Cuantas menos palabras, mejor.
.
.
.