Está garuando

Y estoy riendo, como hace tiempo.
.
.
.
... como hace tiempo.

Observancia nocturna

Veo al viento sacar a bailar al sauce:
Ya no llores, le dice. No me voy a la guerra y, volveré mañana.
No llores, le dice.
Un susurro que es gemido responde, y no distingo las palabras.
Me alejo, avergonzado por indiscreto.
.
.
.
Los perros ladran, las máquinas dormitan, y del otro lado de la pared se construye una ilusión de vida. Se arma con la inevitable paciencia con la que se cierra una herida o se descompone un cuerpo.
Constante, ineludible.
El polvo se esparce para dejar al descubierto un camino. Las casas le crecen alrededor como vello al púber. Madurez? Inevitabilidad.
Fauna puebla los caminos y casas. Fauna orgullosa de la huella que cree dejar por donde pasa.
.
.
.
El viento se ha ido. Ahora rodean al sauce,  gritos y rugidos que no son nada, ante la diaria espera del viento.