Escribir antes que olvidar
(The director's cut)

El protagonista mirando la carretera en una noche helada. Se alternan escenas del regreso: una mujer al borde de la pista, un abrazo mudo y el cansancio al regresar. Un cuerpo esperandole y una pequeña casa sacudida del letargo a su llegar. Pequeñas algarabias se suscitan: el perro ladrar, la niña pequeña salir de su habitación a curiosear...
Se vuelve finalmente al protagonista, a punto de desembarcar, y una vez más a la escena familiar, que al espectador se le descubre ajena. La mujer está despierta en su habitación a oscuras, sin saber porqué mira atenta a través de la ventana el despertar de la ciudad. Pronto preparará el desayuno para el hombre que comparte su cama y la niña que sus sueños aún no quiere abandonar, mientras el protagonista está junto a una carretera desierta junto a un par de maletas, esta vez esperando una habitación vacía - a la luz de la mañana, la imaginación ya no puede más -. La cámara abandona a los personajes, en sus inútiles esfuerzos por avanzar. Él, perdido en un sueño mientras intenta detener los autos al pasar; ella, sentada a un lado de la cama, frente a la ventana que le muestra el amanecer detenido mientras ella no deje de mirar.

Escribir antes que olvidar

Los oidos gritan su dolor mientras mi cuerpo es traido de regreso a Lima.
Pienso en el protagonista (como yo) mirando la carretera en una noche helada (como ahora), alternandose escenas imaginadas de lo sucedido a su regreso: una mujer al borde de la pista, un abrazo mudo y el cansancio al regresar. Un cuerpo esperándole y una casa pequeña despertada del letargo a su llegar: pequeñas algarabias a su llegar; el perro ladrar, la hija pequeña salir de su habitación a recibirlo...
Se vuelve finalmente al protagonista, a punto de desembarcar, y una vez más a la escena familiar, que no es suya. La mujer está despierta en su habitación a oscuras, sin saber porqué mira hacia la ciudad desde la ventana despertar. Pronto preparará el desayuno para el hombre que comparte su cama y la niña que aún no quiere despertar, mientras tanto el protagonista está junto a una carretera desierta junto a un par de maletas, esta vez esperando una habitación vacía (a la luz de la mañana, la imaginación ya no es más). La cámara abandona a los personajes, en sus inútiles esfuerzos por avanzar. Él, perdido en un sueño mientras intenta detener los autos al pasar; ella, sentada a un lado de su cama, frente a su ventana el amanecer detenido mientras ella no deja de observar.

Fin
*****************
Escribí esto imaginando escenas de regreso. Empecé a las 02:30 y ya son las 03:21. El dolor a los oidos está cediendo, la urgencia de escribir esto que imaginé también. Solo la vigilia, la realidad y la noche permanecen constantes, prestas a acompañarme una vez que me resigne a ellas.
*****************
Hace falta pulir este texto, eliminar las re(no recuerdo la palabra, pero es cuando se repite una palabra con frecuencia)... Redundancias!
*****************
03:31: intentaré dormir un rato