Huida

El zumbido vacio se hace más fuerte con el viento frio de la mañana. A estas alturas ya no me sirven las pastillas. Trago una más, por costumbre. Intento pensar en otra cosa mientras camino las pocas cuadras que me separan de la avenida. Del bolsillo del pantalón saco el celular, vibrando. Aparece su foto y no sé si sea buena idea contestar. Suspiro.

- Hola, no quería despertarte
- saliste hace rato?
- hace mas una hora, ya estoy por llegar a mi casa.

silencio

- te llamo mas tarde?

Silencio otra vez,  ante la pregunta mutua. Creo escuchar el amago de su risa del otro lado del auricular. Qué estará pensando?. No creo haber dado muestra alguna que delatara mi incomodidad.

- Que te pareció el sexo con culpa?

Extraño. No placer, apenas alivio. Y apenas eso. Cansancio.
No esperaba una pregunta como esa. La certeza me hace mirar hacia atrás y devolver el saludo a la ventana del segundo piso. Por más que lo intentemos, hay ciertas decisiones que son solitarias.

- Supongo que no podré llamarte más tarde...
- no... supongo que no.

.
.
.

No hay comentarios.: