Telefoneé a Midori

"Tengo que hablar contigo" dije. "Tengo un millón de cosas que hablar contigo. Un millón de cosas de las que tenemos que hablar. Todo lo que quiero en el mundo eres tú. Quiero verte y hablar. Quiero que los dos empecemos todo desde el principio"

Midori respondió con un largo, largo silencio - el silencio de toda la lluvia nublada del mundo cayendo sobre todo el cesped recién cortado del mundo - con la frente contra el vidrio, cerré mis ojos y esperé. Al final, la callada voz de Midori rompió el silencio: "Donde estás?"

Donde estoy?

Sujetando el auricular, alcé la cabeza y volteé a ver lo que había más allá de la caseta telefónica. Donde estaba? no tenía idea. No tenía la menor idea. Donde era este lugar? Todo lo que llegaba a mis ojos eran las siluetas de gente caminando hacia ningún lado. Una y otra vez llamé en voz alta a Midori desde el centro muerto de este lugar que no tenía lugar.

No hay comentarios.: