Larga caminata

Este texto está protegido por una licencia


Long Walk
de Duncan Shields
Diciembre 08, 2008


LARGA CAMINATA

Algo que me gusta hacer es colocar mi iPod en 'Receptor', configurar el alcance a diez metros, y salir a dar una larga caminata.

Todos en la calle tienen los audífonos puestos. Camino a través de un grupo de muchachos. El track 5 del album post crash de Linkin Park alborota mis auriculares, seguido por los acordes finales del clásico debut de Cancer Seed, siendo reemplazado por el nuevo himno de Speed Coma.

Siempre, desde la noche vieja del 2012 y la famosa huida de Jenny, he estado revolviendome en mi autocompasión. No he podido sacarmela de encima. Lo he intentado pero es su rostro el que asalta mis pensamientos, las imágenes de su risa o momentos específicos de afecto. Ahí es cuando sé que ya estoy mal.

Está lloviendo afuera, una fina garúa. Las imágenes arriba, en las pantallas gigantes del Main square, de las últimas tropas volviendo a casa de Irak, se han venido repitiendo desde hace dias. Existe una sensación de alivio mundial, pero también una callada intranquilidad por el futuro de la energía. Como mantenemos las luces encendidas se ha convertido en la nueva frase para el segundo periodo de Obama. Él está allá arriba en las pantallas también, en silla de ruedas, sobreviviente de dos intentos de asesinato. Wu Tang 2.0 compuso para él Teflon Black.

Una manada de compradores pasa junto a mí con el destello blanco de sus audífonos. Altas y delgadas mujeres, con ese aire europeo de perezosa majestad. Azafatas en dia libre, supongo. Su europop se va internando en mi cabeza, todo sintetizadores minimalistas y un idioma que no reconozco, codo a codo mientras pasan junto a mí. Escuché lo que supuse era hip hop escandinavo disolviendose en una balada alemana mientras la última mujer pasaba. Me echó una mirada mientras yo seguía con la cabeza el ritmo de su música y ella me hacía caras.

Ha estado lloviendo todo un año aquí. Un nuevo record cada dia. Estamos en una meseta elevada pero las ciudades costeras llevan meses en estado de emergencia. La necesidad es la madre de la inventiva, así que, ahora que los estados de los ricos están siendo amenazados por ambas costas, han salido adelante estas leyes, las cuentas de Recuperación de la Atmósfera están pasando a través de las instituciones de legislación gubernamentales con regularidad. Somos un planeta entero de gente que espera que no sea demasiado tarde.

Ahora estoy pasando la galería de arte, pasando los vendedores de droga y los viejos jugando ajedrez por dinero. Sus auriculares son grandes y a prueba de agua, haciendo que se vean como ancianos DJs o como insectos. Cuerdas de Mozart y Wagner surgen a través de mis audífonos mientras paso junto a los tableros de ajedrez, a lo largo de un lento reggae de Marley y el ritmo de RE-Shine de los vendedores, relajandose en los paseos como si la lluvia fuera la luz del sol.

Es como cambiar el dial en una radio y cada estación pasando algo diferente. Estoy pensando en Jenny de nuevo, pero estas caminatas siempre me calman. Siento una especie de hermandad con el mundo, como si ambos hubieramos sido lastimados, como si ambos hubieramos llorado, pero vamos a estar mejor.

No hay comentarios.: