El cielo tiene nombre: tu nombre

Regresaba a las 3 de la mañana y el empedrado del patio mordía mis pasos. La luna a punto de ocultarse. Como otras veces, distraigo la vista en el azul que la rodea, tratando de pensar sin pensar en que podría ser ella la indicada. Cabeza fria, camarada. Mañana empieza otra semana de trabajo.

Bienvenido autismo

Hasta el otro sábado, o domingo, o algún dia que ya no será vacío, inundado de voz y luz. Cualquier dia es bueno, pienso. Suspiro cansado - Otra vez - y la ilusión golpea el piso junto con mis zapatos caidos. Historias que me cuento para dormir sin sueños. Afuera, paradójicamente, la luna se oculta para dejar a la vista la realidad.

Hasta que de pronto, él me pregunto:
Era bella, ¿no es verdad?
"mas que la luna" - dije yo -, y él sonrío.

.
.
.

Esperanza

Ya va a ser un año de esto: por el malecón del callao (alt. Real Felipe) perdí perdieron se me perdió se robaron este libro:



así que si alguien sabe donde puedo encontrarlo, que sepa que haré todo lo necesario para recuperarlo. Quien sabe, alguna vez llegue a tus manos este libro, con dedicatoria ajena... pásame la voz! iré a donde sea! Quizás el libro regrese a mis manos. Uno nunca sabe.
.
.
.
Uno nunca sabe









.

Desaparecido

Si he de distinguir a la sucesión de los dias por la sensación de transcurrir de las horas, he de admitir que desde hace tiempo estoy estancado en un dia en particular. Me es posible distinguir este dia por la certeza de la ausencia de algo dentro mio (supongo) en el corazón. Desaparecido iba a ser la palabra, hasta que me ví obligado a aceptar que no servia. Recordé una lata, en el piso gris, a la que me acercaba a sacar galletas cuando era pequeño. Una de esas veces, cuando caí en la cuenta de que mas de la mitad del contenido ya habia sido consumido, quise alargar el placer distanciando los momentos.
Cada vez que pasaba cerca y pensaba en tomar siquiera una, me daba cuenta que me era demasiado facil aplacar mi deseo y esperar. De todos modos, yo era el único dueño de las galletas, así que no habia peligro. En ningún momento sucedió el olvido: yo tenia una lata medianamente llena de galletas y era un pensamiento, si no alegre, reconfortante. Esto de querer, y a la vez querer esperar, sucedió muchas veces en aquel episodio.
El resto de la historia es completamente natural y previsible (o quizás no mucho): cuando finalmente decidí destapar nuevamente la lata, la encontré vacía. Supongo ahora que se habrán malogrado y mi madre haya decidido botarlas. Sin embargo, y a pesar de que esta anécdota encuentre simil en varios aspectos de mi vida, el tema está en que al final, supe que lo que yo tanto queria, cuidaba y atesoraba durante todo ese tiempo, hacia tiempo que ya no existía. Me sentí vacio y tonto. No tonto por la oportunidad perdida, sino por caer en la cuenta recién, de que esa oportunidad la habia perdido hace mucho tiempo.
Todo esto para intentar explicar que, ese algo dentro de mi corazón, nunca pudo desaparecer. Por la sencilla razón de que nunca estuvo ahí.


.

3? 4 años?...

... desde que me aferrara a este estribillo, sin saber quien era el cantante o donde podría encontrar la canción.

Y quisiera ser como el mar
y que tú en mis aguas te vinieras a bañar
para poderte retener
hasta el fin... mi amor
(Viaje de descanso familiar a Huaraz. Escena en mi cabeza: Un sujeto anota el estribillo en una hoja cualquiera y no la suelta, suda ante la posibilidad de que el papel se le escape de las manos. La tinta deja de ser en el papel, se funde a su palma. Eso explica por qué no olvidé). Encontré la letra, ya encontraré el audio.

Salvemos nuestro amor
(Aguamarina)

Yo quisiera salvar este amor
esta distancia, camino fatal
que nos divide a los dos
y embriagarme con todita la fragancia
q hay en ti mujer
salvemos nuestro amor
te lo pido por favor

Yo quisiera ser como el mar
y que tú en mis aguas te vinieras a bañar
para poderte retener hasta el fin mi amor

.
.
.

Epitafios

Amiga, te esperé____________Amigo, siempre
__toda la vida________________fuiste tonto









.

NNOOOOOOOOOOOOOO...!!!!

Me entero desde el blog de Ivan Thays que alguien se adelantó:
La acción de "Omega Minor" se desarrolla en momentos distintos del siglo XX entre Berlín, Boston, Los Álamos y Auschwitz. Sus personajes son neonazis, un profesor de física que regresa a Potsdam a expiar sus pecados, un universitario que concibe un experimento que determinará la suerte del universo y un superviviente del Holocausto, que cuenta su vida a un psicólogo dispuesto a escucharle. "Omega Minor" es la segunda obra de Verhaeghen, que, además de ser escritor, trabaja como psicólogo cognitivo y es profesor asociado del Georgia Institute of Technology (Atlanta, EE.UU.). Según ha anunciado, Verhaghen donará el dinero del premio a la Unión de Libertades Civiles de América en señal de protesta por la política exterior de Estados Unidos.


·$%·$%&$%$##%& amp;$&$··$%·~€~#€¬€€!"·!"·##$%&am p;''/()/)?)==)%/&/(&/!!!·······························
FCK!!!!·······························
DAMN IT!

A rehacer el borrador mas avanzado que tenia... snif

Sin sentido

Observaba incrédulo a la joven junto a mí, mientras este escritor bromeaba diciendo que facilmente, aunque pareciera prestabamos atencion a su charla, en realidad estariamos pensando en qué hacer para el sábado. Risas del público.
Porque así es la imaginación de indomable, claro y yo me negaba a aceptar que ella estaba junto a mi nuevamente, en una imagen distinta.
Sabia que era otra. No era ni siquiera parecida. Por el contrario, era idéntica a lo que recordaba de ella en una noche lejana. Con el tiempo llegaron los cambios, pero lo que estaba en ese asiento era una versión inmutada. Tenia junto a mí al recuerdo de ella hecho cuerpo.
Lentes de montura gruesa y el cabello no tan largo que tanto le recuerdo. Y maldición, yo que seguía dudando con una duda falsa porque sabia que no era, claro que no era pero era ella hasta en sus gestos, en su forma de cruzar las piernas pálidas, apagadas por el velo de las medias transparentes. Me digo que escribiré sobre esto al regresar pero sé que no lograré explicar ese saber que no es ella, por mas que sea ella. Además está esa imagen imaginada (jamás la habia visto vestida así, me explico?). Así atendía a la conferencia, con ganas de tocar la burbuja de al lado y que se reventara de una vez, porque tengo miedo de llegar a creer que las fantasias pueden fugarse a la realidad. Así, pap! dedo a burbuja y ya no está, la exposición ha terminado, me he quedado de piedra al ver su figura alejandose despreocupada, no solo por el recuerdo sino por el calor de verla hermosa, apetecible, vestida como en mis mejores sueños (porque mis mejores sueños empiezan así, con ella vestida). Y me siento culpable porque comprendo que estoy viendo lo que espero de ella, no la que es ahora, con el cabello corto y algún kilo de más que yo estoy seguro que no me importa realmente, pero de repente pienso que no es tanto así, porque si así fuera la hubiera imaginado real. No me entiendo. Creo que estoy siendo demasiado severo, si lo que extraño de ella, mas que su cuerpo es a ella, porque esto, la necesidad de cuestionarme todo, de repente eso.
Al salir, recibo el libro y el cambio. Volteo y quedamos frente a frente, así confirmo lo que ya sabia, que es ella, los ojos los labios todos suyos y ese color capulí en sus mejillas que me enciende

- disculpe...
- ah, pase

... y sus tobillos y extremidades posteriores todas, elevadas por obra y gracia de las sandalias de taco alto

- señor...
- perdón

Sus ojos se agazapan tras los lentes, aunque miran fijo y yo quiero sorprender un conato de sonrisa en sus labios que me lleve de cabeza al otro lado de este filo en el que estoy caminando, que está entre realidad e imaginación. No sonrie, se sorprende y se incomoda y pasa de mí, que estorbo. Caigo del otro lado del filo. Ya no tengo interés ni en el autografo ni en la copa de vino reglamentaria. Me voy, es decir, huyo. Cosas sin importancia.









.

Para qué volver a lo mismo...

...Pero sí, bobo, para qué volver sobre eso. No es que yo junte las manos de admiración frente a tu deseo de franqueza, que en el fondo es una mala conciencia que busca detergentes a toda costa, pero ese problema ya lo hemos manoseado hasta vomitar...










.