El fin de la infancia

Este texto está protegido por una licencia


Chilhood's end
de Kaj Sotala
Diciembre 28, 2007


Aún luego de nueve años, la gente sigue fijandose en nosotros. Ya estamos acostumbrados.

La plaga que repentinamente hizo esteril a toda la humanidad no fue facil para la sociedad. Hubo pánico, disturbios, cultos del dia final. Pero eventualmente la gente se acostumbró y las cosas se calmaron, y los científicos volvieron su atención a buscar una cura.

Les tomó diez años, pero lo lograron. Luego de una década sin niños en el mundo, nuestra generación nació.

Los adultos decían que tuvimos una niñez extraña - Eso creo, aunque no puedo saberlo. Yo estaba acostumbrado a que todo girara alrededor de nosotros, desde las miradas que atraíamos a la industria entera, muerta una década, floreciendo nuevamente para cubrir nuestras necesidades. Cuando entramos a la primaria, habian pasado diecisiete años desde la última vez que alguno de los profesores haya enseñado a alumnos de primaria. A veces me pregunto si eso los hizo mejores o peores.

Los antiguos niños, la última generación nacida antes de la plaga, nos miraba con una mezcla de celos y desconfianza. Celos, porque antes ellos eran los únicos que tenian toda la atención. Un notable porcentaje de ellos aún usaba pañales cuando nacimos, a causa de padres poco dispuestos a dejar ir a los últimos bebés que podrian tener. Desconfianza, porque nosotros no compartimos su cultura. Todos los juegos y rimas tontas y locos rumores que pasaban de una generación de niños a la siguiente, secreto para los adultos, ya están perdidos. Nosotros nunca aprendimos de los niños que eran un poco mayores que nosotros. En vez de eso, decidimos hacernos nuestra propia cultura.

Nunca en la historia de la humanidad habia habido una generación como la nuestra. Hasta los adultos estaban un poco preocupados por nosotros, deprimidos. Ellos sabían que habían olvidado como se debería tratar a los niños pequeños, y temian haber cometido errores.

Yo digo: dejenlos temer. Eso hace las cosas fáciles para nosotros. Cada noche cuando rezamos, aquellos de nosotros que fuimos enseñados a rezar, secretamente agregamos un gracias por la plaga

Por hacernos únicos.

Este es...

... el informe del clima.

Ayer desperté sudando, porque finalmente el sol de mediodia hizo acto de presencia. Igual, unas horas más en la cama que importan.
Lo novedoso es que el anochecer trajo un viento fresco, que conjugó estupendamente con el calor que anuncia el inicio real de la primavera. Hoy un dia fresco y otra noche en la que puedo andar en camisa sin preocuparme por el frio...

... por qué hablo del clima?
.
.
.
porque tengo que decir algo?
o porque tengo algo que decir?

Ceremonias

Los dias luego de encontrar el libro son una historia monótona, contada con los dedos. Cerrar el libro en cada viaje, solo para llegar a algún otro paradero, un punto de reposo cualquiera , a donde volver (aunque sea por un momento) a abrir nuevamente el libro. El atardecer del sábado, en el patio soleado y descuidado, me hace preguntar, como otras veces, cuando llego al final - y ahora qué? -.
Esta sencilla manera de narrar, que diré narrar, él viene y te cuenta, en algún café de alguna calle transcurrida, despues de la oficina, cada cosa que uno no sabe que pensar porque uno ya las había pensado, o no es tan cierto eso de haberlo pensado, tan en serio como se espera de la palabra 'pensar' (tanto como 'Meditar', creo yo), cosas que uno cree intimas, cosas que uno solo encuentra una manera de contar, la de la primera persona. Pero se ve al camarada aquí sentado, llevándose la taza de café a los labios, contándote que la vez pasada, al ver pasar a la tipa de top y pantalon ajustado a la cadera (que más parecia salida de video de reggaetón) te acercaste, y aprovechando la soledad (la tuya, y quizás también la de ella), todo un dandy, un sujeto que las trae todas consigo. La saludas y mientras te está contando eso tu crees captar una pequeña luz en las pupilas de este barbudo despreocupado, que quiere ver tu mirada flaquear para... para qué, me pregunto yo, si no gana nada, tal vez un triste orgullo que ambos sabemos que desdeña, qué gana con engañar... pero va, aparta la mirada para seguir contando que le hace la conversa y claro, uno va en desventaja, porque toda irrupción de extraños es eso, una irrupción, y por lo tanto, rechazada de plano. Pero sucede que a pesar de ello, quizás la impresión que das de estar perdido te ayuda, porque puedes ver la cara de desconcierto que rápidamente se esmera en ocultar la reggeatonera (que despues te cuento como estaba compadre, que eso merece un post completo) y pienso que algo debe haber visto para responder al saludo y no huir del dialogo (que ya es bastante, considerando lo invasivo del método), con sonrisa nerviosa (que ya es bastante, considerando idem) y va contándote todo esto como una extraña hazaña (un extra de lasagna!) cuando todos hemos hecho algo así en algún momento de la vida (no, yo no), que no es nada raro, lo que no significa que sea facil o sencillo, y el sigue contando y tú te preguntas si finalmente la bien dotada y mordible fémina (ah, no te adelantes!, guardate la descripción para otro post!) bueno en que iba, pido otro café porque esto va para rato, y mientras la mordible va señalando la calle por la que preguntaste (bueno, de alguna forma habia que hacerle el habla) llega el mozo con el otro café y ya pues, puestos a ser sinceros, le sueltas a bocajarro que tiene un hermoso cuerpo - así le dijiste? con esas palabras? exáctas? - pero ya no respondes, solo sigues contando que perdone si lo cree un majadero por acercarse así, todo un extraño y nos miras, que nosotros pensamos lo mismo, si realmente dijo algo así - yo sabia que era un bruto para esto de palabrear pero ya ves, uno no termina de sorprenderse - y la chica sonrie y dice que gracias y antes de que pueda soltar algún 'pero' él le pregunta si va a algún gimnasio. Ella dice que no, y ya está por irse porque acaba de llegar el micro y él sube junto a ella - no ibas a la oficina? - Iba, y dejeme seguir contando - y dale con el cuento. y él no sabe de donde le sale la idea, pero le pregunta si pasa muy seguido por ahi, que es la primera vez que él toma esa ruta, todo porque hoy estaba llegando tarde al trabajo y definitivamente ya llegó tarde. Ella lo escucha callada, están sentados, ella junto a la ventana y él junto a ella y él quiere seguir hablando, que de ningún modo llegue el silencio, porque será pensar en qué miércoles está haciendo ahí - el ridículo - respondo yo - eso - secundas tú - que intentas haciendole el habla a una extraña que lo mas probable es que ya tenga su compromiso, su pareja, su machucante (como no va a tener, pienso yo, si lotes como esos se separan desde el cole!) y cuando las palabras ya se te acaban y empieza el silencio ella te pregunta a donde estás yendo y tu le dices que no sabes, porque es tambén la primera vez que te subes a este carro. Y tú?, a estudiar, me dice y yo veo la hora y tambien llegas tarde entonces, si pues, y el profe que es un jodido, no nos deja entrar porque dice que le interrumpimos su clase - que idiota - piensas tú, y lo dices, además - que idiota, concuerda ella. - Entonces, si no te dejan entrar podemos ir a pasear por ahi, al menos hasta que llegue la hora... ella no está segura, pero el dice que la espera en la esquina, que igual, ya llegó tarde al trabajo y que va a llamar para avisar que está enfermo. Yo le digo que no le creo mientras tú te terminas tu café (tampoco le creo, dices), pero que como cuento está pasable. Luego pregunta que porqué no creemos, ni que fuera imposible, dice. Yo, todo lógico le explico que facil, no te creemos y ya. Ya, me callas, solo para que continúe el cuento pero él dice que no hay más, que el resto es para mayores de 18 y que no lo cuenta ni aunque le mostremos el DNI. Se rie sin hacer caso. Es posible que esté inventando, pero ahi está la conclusión, inevadible, esperando su pedido.
Lelos quedamos, luego de finalizado este cuento de hadas para un público masculino y hormonado. Llega el mozo con el apetecible plato de lasagna que habia ordenado la otra apetecible, el hada de este cuento. Conversamos un poco más y luego de terminar mi café, nos despedimos, ellos se levantan y son el apretón de manos y el beso en la mejilla (con mano en su cintura, palpando la victoria del gym). Ya saliendo alcanzamos a escuchar - te vas a comer todo eso? y tu dieta? - y es la voz melosa y provocativa la que responde - no importa, apenas llegamos hacemos ejercicio, si?...
Salimos al paradero con el contento de ver feliz a nuestro buen amigo - puta que lechero - si pues... no hay sin suerte... - seguro que ya tiene su gil - lo miro - igual... Crees que le importe?

Traduttore, Traditore

Julio Cortázar:
¿traditore?

Marco A. Contreras
Colaborador de McGraw-Hill Interamericana
(México)

... Y ya que toda forma de comunicación es en cierto
modo una traducción (del pensamiento de quien
emite el mensaje, por lo menos), resulta prudente
precaverse ante una gran verdad que parece haberse
afirmado desde siempre como una ley natural:
traduttore, traditore. O más llanamente: de lo que
te diga un traductor cree sólo la mitad. El resto tienes
que comprobarlo tú mismo.

Descarga del artículo completo

Angel asolado

Este texto está protegido por una licencia


Ravaged Angel
de Duncan Shields
Diciembre 4, 2007

El Angel asolado

Eso era lo que estaba pintado en cera roja en la punta del módulo de evacuación para tres pasajeros. Había estacionado en automático con todos los códigos correctos, pero no respondía a los saludos. La computadora del puerto se habia conectado a la computadora de navegación del módulo para averiguar de donde venian y cual era el reporte de situación, cuando las escotillas se abrieron, dejando a la vista tres óvalos en la parte superior del casco del Angel Asolado.

Era una nave humana, posiblemente una cápsula de escape, pero los adornos del exterior del casco pulido se veian viejos y ligeramente arcaicos.

Con un bien aceitado crujido, la válvula de vacio empujó y los ovalos en lo alto de la nave se balancearon hacia arriba y haica atrás para revelar tres refugios, cada uno conteniendo un azul y desnudo cuerpo, en sueño criogénico

El Angel Asolado contenía tres mujeres dormidas.

El silencio se mantuvo por unos momentos antes que el ruido devolviera nuestra atencion al proceso y tuvieramos a las tres chicas desembarcadas y llevadas a la enfermeria.

El despertar del sueño criogénico era un procedimiento bastante rutinario pero aún así, el doctor sintió la necesidad de 'desempolvar' algunos manuales de los bancos de datos. También solicitó una descarga de emergencia de la nave principal para un inmediato protocolo de aislamiento con prioridad máxima. Solo para estar seguro.

Ninguno de nosotros habia visto una mujer en toda nuestra vida, ya ves, ni siquiera nuestros abuelos.

Esta debe haber sido una cápsula de las legendarias 'semilla dorada', naves de fecundación que habrian viajado de colonia en colonia, hace cientos de años.

Ya era demasiado tarde para mantener el secreto. Como el comandante de puerto, era mi deber informar lo sucedido al capitan y delegarle la decisión de como proceder.

No tengo la menor idea de como reaccionar en presencia de una mujer. Podría jurar que realmente podia olerlas durante todo el camino a través de la cubierta de carga mientas permanecían del otro lado del delgado cristal, me dije que debería mantenerme alejado de la enfermeria hasta que esté completamente listo para el informe.

Tres colores de cabello visitaron mis sueños esa noche.

Despertarán en ocho horas. Desearia que hubiera flores en algún lugar a bordo, que pudiera llevarles para que se sientan a salvo.

Estoy seguro de que dieciseismil de nosotros nos sentimos de la misma forma. Estoy seguro de que en este momento, hasta la última persona en la nave que no estuvo en el puerto estará descargando y revisando el video de esas tres puertas de las cápsulas balancearse arriba y atrás.

Va a ser una nave diferente en la mañana.