Para no olvidar

Habia sido un dia de oficina algo trajinado. Al final, cansado y con sueño, subí al primer carro que pensé me llevaría a casa. Habia encontrado esta canción mientras paseaba por internet en la oficina. Rápidamente ubiqué un asiento junto a la ventana y me acomodé para lo que siempre es un largo viaje. Habia dejado la canción en repeat todo este tiempo. Con los audifonos puestos veia a la gente subir, gente caminando en las veredas, un pasajero enseñando un documento al público y luego pasando a cada asiento a pedir limosna. El timbrado del celular me sacó de mis divagaciones. No era una llamada. Un año atrás yo habia dejado una entrada en la agenda del celular. Hace un año. Me quedé mirando el mensaje que escribiera en ese tiempo. Escueto, típico de quien no acostumbra escribir usando los pulgares. Tratando de pensar, que habia pasado en todo ese tiempo.

STO KATTY
Vinieron a mi, inevitablemente las veces que conversabamos, cuando casi todo estaba en silencio en la oficina. Las cosas que pasaron (y las que no pasaron también). Sonreí y acompañé a la canción:
...Solo se que no se nada de tu vida
Solo me colgué una vez en el pasado...
Alguien se movió junto a mi. La chica se levantó y dirigió apresuradamente hacia adelante. La rapidez de sus movimientos me hizo temer. Palpé mis bolsillos , revisé lo que traia entre mis cuadernos. - Todo en orden - pensé, a pesar de verla correr apenas bajó del carro. Volví a mi mundo de olvidos y luces reflejadas. Medité sobre el hecho de haber cantado esa frase en voz alta - tan precisa -. Volvía a prestar atención a la canción, pero ya no volví a encontrar esa frase. En mi cansancio, llequé a creer que era probable que yo hubiera sacado esa frase de mi subconsciente, y este se hubiera encargado de hacerla pasar por la letra de la canción.
La oficina ese viernes, estaba mas tranquila que de costumbre. Casi nadie habia ido a trabajar y los pocos otros ya se habian ido a las 6. Bajé a su oficina como siempre, en busca de conversa y un buen café - sabes? - le decia - no hay mejor que un café cargado - Ella decia que era probalemente por la cafeina, que exitaba los sentidos y toda esa cháchara que ella repetía divertida - así que, en conclusión - alcanzándome su taza vacía - sirveme otro bien cargado -.
Cuando le hube alcanzado el café, continuó: el cafe es para noches frias, como esta. Por eso me gusta mas el verano. No te gusta cuando el sol te cae directo en la piel y sientes cosquillas en todo el cuerpo? - ah, sentir el calor dilatando cada poro de tu piel, si, comprendo eso. Pero mira, toma tu taza asi, cubriendola totalmente con la palma de las manos. Ahora relajate un poco - yoga? - si, yoga - riendonos - ya, haz que el calor de la taza suba de las palmas de tus manos - decía esto con voz de hipnotizador de televisión. Ella sonreía -, siente como llena tus brazos y llega hasta tus hombros. Siente como el calor de los brazos se encuentra en tu pecho. - Ella se puso seria. Juraría que me estaba haciendo caso. - Ves? - le dije. Se quedó largo rato, respirando con los ojos cerrados, aprisionando la taza entre sus manos. Mis manos estaban calientes de haber hecho el mismo ejercicio con mi café. Las puse sobre las suyas e intenté empezar de nuevo. - Siente como te invade el calor... - ella continuaba con los ojos cerrados. Parecía dormida aún con la respiración agitada. Me acerqué a su rostro y la besé. Ella reaccionó como si hubiera estado ahogándose. Sentí como si buscara su aire en mis pulmones. Presioné mas sus manos contra la taza y noté la tensión y el temblor en ella mientras continuabamos el beso.
No sé cuantas veces se habrá repetido la canción despues de eso. Solo sé que en ninguna parte pude volver a escuchar la frase. Ya en casa, pensé que de repente eso era lo que la chica del carro se habia llevado, tan apurada ella. Prometiendo llamar a la santa al dia siguiente, me dormí.
Se habia robado esa frase de mi mp3 y habia huido inmediatamente... o...
La soñé acercando sus dedos sigilosos mientras yo escuchaba a Calamaro mirando por la ventana, con una cámara vieja, como esas que usó en el video del 'Flaca'. Yo, - Calamaro - filmando por la ventana mientras aquella desconocida se acercaba a robarme una frase de canción. Pero al momento de tenerla entre sus dedos, a punto de arrancármela, despierto. Casi al finalizar el dia, marco su número. Timbra largo rato sin respuesta. Una vez mas. A la tercera escucho su voz apurada, airada - aló? - Hola! Katty! como estás? feliz cumpleaños! - ay, gracias, quien eres? - quizás sea solo yo, o mi paranoia, pero llego a percibir la intención de herir. - Andrés, de la oficina... - El mundo es una mierda- pienso, al compás del tono de ocupado del celular.
presenté mis credenciales a tu risa
y me clavaste una lanza en el costado
Al volver a los audífonos, la canción estaba nuevamente completa.