"... te tardas tanto..."

Se quedaba horas mirando las imágenes. Imaginando los movimientos que siguieron luego de que cada una fuera tomada, los momentos que siguieron, las palabras que dijeron. La conocía lo suficiente para ello. Sabia que la alegría y la coqueteria en ella no era algo fingido. A veces la foto era espontánea, con risas y ese brillo en los ojos que tanto extrañaba. Otras veces, la postura era un poco estudiada, preparada. Pocas fotos habia que tuvieran una sonrisa disimulada. En casi todas encontraba esa mirada que se encontraba con la suya, diciendole "como llegáste hasta aquí? ves como te estoy esperando desde hace tanto? y tu recién vienes... ven, te quiero aquí, conmigo" e imaginaba el sonido de su voz en esas palabras.
"Ojalá hubieras estado conmigo ese dia. Era un sitio precioso y se veia la playa y el mar por encima de la niebla, como me dijiste que te gusta" la conversación continuaba. Pensaba que quizás era él quien ponia aquellas palabras, que todo no era sino fantasía. La siguiente página, con sonrisas y rostros estudiados le contradecia dulcemente: "ya dejate de sonceras, vienes?" y él respondía a esa sonrisa tratando de cambiar de página nuevamente "piensas mucho" - lo sé, te pierdo? - "no digas eso, tonto, te quiero".
Para su sorpresa, tenía entre sus dedos la última página. Pensó que fuera como fuera, talvez jamás tuviera la oportunidad de decírselo.
Ya tenía que salir pero no le pareció importante. Total, podia salir otro dia. Habia algo de mágico en esas fotos, una sensación de estar encontrando el tiempo perdido, de poder continuar una conversación que jamás terminó. Totalmente consciente de que no era real, ahogó el presente en el olvido. Las citas, las obligaciones no fueron más y salió a buscarla. Caminaba con el recuerdo ante sus ojos arrastrando el paso entre la arena, buscando una respuesta. Como encontrarla?, como llegar a donde ella está ahora? De improviso recordó lo que ella le dijo "se veia la playa y el mar". Recordó la imagen y apuró el paso.
Ya está, ese era el lugar y probablemente ella lo hubiera visto. Pero ella era solo una foto tomada hace tiempo atrás. Rió. Cualquiera hubiera creido que habia despertado de aquel ensueño. Se quedó toda la tarde, sentado en una roca frente al mar, meditando. Recordando cada momento con ella. Recordando incluso momentos en los que pensaba en ella de repente, en los que tenia esa sensación de que la encontraba caminando en la calle, y el responde tranquílamente al saludo con un "hola, como estás?" ante una habitación vacía, donde el saludo se pierde sin llegar a su destino.
Anochecía. Pensó que sería lo mejor encontrarla cuanto antes, que ya dejara de pensar demasiado, como ella decía. Caminó un buen trecho al frente, hasta que sus pies perdieron el contacto con la arena. Hasta ahí podia llegar por sus propios medios. Dejó su cuerpo flotando de espaldas y esperó, dejando sus ojos volar ante un cielo salpicado de estrellas. No supo cuanto tiempo hubo transcurrido antes de verla nuevamente sonreir. Sintió nuevamente el calor de sus pechos en el abrazo y buscó a oscuras sus labios. Sus ojos solo veian puntos blancos en la negrura pero sus labios se encontraron. Regresó a ese tiempo perdido, atesorado en las fotos. Los puntos blancos en la noche se apagaron.
Su cuerpo helado fue encontrado en la playa a la mañana siguiente.

No hay comentarios.: