Es que no entiendo...

Una parte de mi ya no quiere volver aqui, pero hay otra que se excusa en el trabajo para venir.
Es el trabajo, es tu trabajo


Cuando lo logra, esa parte que es yo trata inutilmente de mantenerse a flote. Ganas de salir de aqui, temiendo que quizás no sea necesario.

Perverso

A veces creo que el mejor regalo que puede obtener quien lastima es un gesto de dolor. Por eso me niego a dartelo. Ni siquiera esta sonrisa que sabes esconde toda la incertidumbre que puedes provocar.
Momentos en que lo medito, y vuelve este tic facial, esas ansias de mostrar los dientes (y no precisamente para sonreir), como si viera a la mano acercarse a esta llaga sin poder evitarlo.
Escribir. Aunque la respiración me abandone, dejando como recado que no la necesito

esperé salir (variar), por eso pensé, desde un primer momento en que mi blog no sería con fondo negro. Una amiga pensaba que era anarko (así, con "K") por ir siempre vestido de negro. Me le quedé mirando. (es que a veces escucho tales despropósitos que me dejan helado)

Incomunicado

No existe manera de que una palabra llegue a tus oidos, y no sabes como me enerva esta espera sin plazo
(porque eso es, no? una espera. Júrame que eso es, porque de ello me pende el alma)
Me resta fuerzas y vida.

Que estúpido estar (y no saber estar) en esta situación nuevamente.

Frases prehechas

Lo curioso es siempre este vacio corporal. Extraño la seguridad y calidez que se encuentra bajo toneladas de roca frente al mar. Maravillandome al calor (y color) de un sol decadente.
Quizás estuve mucho tiempo ahi, esperando "que algo pasara" mientras todos se hacian "un futuro" allá a lo lejos, en la ciudad.
Fallando, cayendo (pero aprendiendo) a cada paso.
Desde ahi lo observaba. Llegué a creer que lo conocía. Sabía de sus horas de salida y entrada, sabía de sus cansancios y sus penas. Sabía hacia donde volaba su memoria cuando sus ojos se perdían en el mar, sabía lo que pensaba siempre que bajaba la vista a la vereda. sabía de la paz que lo embargaba al sentarse en el puente y mirar al vacio. Llegué entonces a creer en muchas cosas: en la existencia de su voluntad, en que él me había encontrado en alguna de suss tantas miradas perdidas en el mar, en que poco a poco encontraba respuestas, de tanto mirar. Creí entender tantas cosas, pero me faltó entender - aún me falta entender - la razón que lo impulsó a dar ese paso - ese ínfimo paso - hacia adelante. Aún me falta entender esa idea que casi, aún sin conocer de mi existencia, susurró a mis oidos al tiempo en que los obstáculos cedían ante su vehemente deseo. El metal se dobló frente a el, el plástico cayó al vacío

si en realidad es mi deseo, el universo no puede contrariar mi voluntad


y solo bastó dar un paso al frente.

Escaleras

Subir, bajar, detenerse. No lo habia notado antes, gracias a esta ceguera que me protege a cada paso, de ver como cambian las figuras y las formas... caleidoscopio. Esta vida es vista a través, entonces, de un calendascopio (no existes, palabra, acéptalo)? los momentos pasados, vividos, multiplicados, fundidos y distorsionados. concatenados con otros con los que no encajan.

Creo que enloquezco. Ahora. No temo.

No hay comentarios.: