Otra vez...

A mi agenda se le rebalsan las letras. Me enfrento a Kate en pantalla (y a mi me bastaba el notepad). Blanca, me encara su vacuidad. (claro, todo está contenido en esas páginas, y me da pereza transcribir)...

No hay comentarios.: