Paisaje de la memoria insomne

recuerdo inesperadamente
recuerdo erróneamente
recuerdo obsesívamente
recuerdo la fragilidad del hueso
recuerdo el olor de la lluvia
recuerdo la presencia del desaparecido
recuerdo el color de las cenizas
recuerdo la sangre en la alfombra
recuerdo la inmensidad del mar
recuerdo la sabiduría del antepasado
recuerdo la delicia resonante
recuerdo el temblar del deseo
recuerdo el consuelo del silencio
recuerdo la patada del niño no nato
recuerdo la grieta en la pared
recuerdo el temor paralizador
recuerdo el genocidio de millones
recuerdo el sacrificio de uno
recuerdo el valor de hablar
recuerdo la ansiedad agobiante
recuerdo las lilas fragantes
recuerdo el tormento del sufrimiento y la risa
recuerdo el primer grito
recuerdo que todo es transitorio
recuerdo que pasa de generación en generación
recuerdo el trauma del abuso
recuerdo la devoción del amante
recuerdo el encanto del suicidio
recuerdo la espiga de té verde
recuerdo lo enjador de la política
recuerdo el destino de Eurídice
recuerdo la genuine sonrisa
recuerdo la caricia apacible
recuerdo las escaleras que se desmenuzan
recuerdo los ojos pesarosos
recuerdo escribir la historia
recuerdo lo invisible
recuerdo haber tenido una erección
recuerdo frotar sal en una herida
recuerdo las tumbas de los muertos
recuerdo que el picor del sudor
recuerdo el terror del perdido
recuerdo la poesía de las cicatrices
recuerdo a los fantasmas delicados
recuerdo el blindaje de la vulnerabilidad
recuerdo la persistencia de la locura
recuerdo las punzadas de la verguenza
recuerdo la bondad del amor
recuerdo las profundidades de la desesperación
recuerdo la niebla que vela el paisaje
recuerdo lo ensordecedor del silencio
recuerdo la ingeniosidad de Dédalo
recuerdo la presión de la conformidad
recuerdo el consumo frenético
recuerdo que el plañido de los enlutados
recuerdo el arder de la carne
recuerdo el consuelo del hogar
recuerdo la voz de la hambruna
recuerdo el hambre de la lujuria
recuerdo la violencia insensata
recuerdo la agudeza de la pena
recuerdo el aroma del café
recuerdo hablar con las sombras
recuerdo las lágrimas calladas
recuerdo la tranquila soledad
recuerdo el laberinto de engaño
recuerdo la blancura de la nieve
recuerdo los estragos de la enfermedad
recuerdo las sensuales ruinas
recuerdo la soledad atormentada
recuerdo el calor de una manta
recuerdo las explosiones de ira
recuerdo la cortina de la depresión
recuerdo sus nombres
recuerdo el abismo de azul helado
recuerdo el baile elegante
recuerdo el lamento del extraño
recuerdo la corrupción del poder
recuerdo el pájaro temblando
recuerdo el caminar implacable
recuerdo la traición de la humanidad
recuerdo el alma de dios
recuerdo las generosas bendiciones
recuerdo la búsqueda en vano
recuerdo las fronteras que encarcelan
recuerdo la vaguedad del tiempo
recuerdo los placeres del cuerpo
recuerdo el espíritu del juego
recuerdo las nubes que oscurecen la luna
recuerdo la paciencia de Penélope
recuerdo la inmensidad del cielo
recuerdo el campo achicharrado por el sol
recuerdo el sexo apasionado
recuerdo el sabor de la piel
recuerdo el sendero desolado
recuerdo la calma del chocolate
recuerdo el cuchicheo de los árboles
recuerdo la inutilidad de Sísifo
recuerdo la mirada vacía
recuerdo la puerta cerrándose
recuerdo las astillas de vidrio
me acuerdo de sobrevivir
me acuerdo de olvidar
me acuerdo de respirar
no recuerdo nada


Valerie A. Brodar

.

Para variar:

No hay nada
(Una historia ha terminado, es por eso que puedo tranquilamente sentarme hoy, acomodarme y contarla tranquilamente al viento, a las paredes y a quien desee escuchar)

Nada que escribir, nada que contar. Como alguien a quien extraño quisiera decir:

“... que cuento?... números”

Es tarde, demasiado temprano otra vez. Leo y releo las conversaciones que tanto extraño, que de tanto en tanto tuvimos. Digo que eres importante para mi, a riesgo de aceptarlo. Dicen que la aceptacion es siempre un paso adelante. Yo quiero dar todos mis pasos hacia atrás. Todos, hasta encontrarte nuevamente. Hasta corregir lo que hice mal, o mejor, aquello que hice demasiado bien.

Leyendote
(A inadecuadas horas de esta vida)

Me siento intruso, como explicarlo? tal vez decir que escucho aquella canción que no me pertenece, abriendo una carta que no lleva mi nombre en el destinatario... me siento intruso.

Creo que me voy a enfermar

cuando empiezo a sentir que las canciones pasan mas lentas, alerta! es que mi cuerpo está a punto de enfermar. Hace mucho que no me enfermo, ahora que lo pienso (ya va siendo hora?). Hoy, que curioso, estoy escuchando las canciones aceleradas. Que no es nuevo tampoco, pero tampoco sucede muy seguido. Cuando la música se acelera no sé lo que significa. Veremos si ahora me pongo atento y reconozco el significado.

Ya había sucedido otras veces

Pero ya son 3 veces seguidas!

Primero: pensando en alguien, se me ocurrió que su amabilidad generaría un karma tál, que no permitiría que alguna margarita que caiga en sus manos sea de petalos pares. Dias después leo un post que habla de los pétalos segundos de las margaritas. Hay relación? no: es muy genérico.

Segundo: Hace unas semanas, regresando del trabajo en una de esas caminatas pensativas, se me ocurre escribir algunas conclusiones sobre mi situación actual (si pues, a veces me pongo así de solemne): Por los caracteres comunes de cada género, concluyo que la razón por la cual es la mujer (casi siempre) quien decide romper la relación es porque, al saberse vulnerable y notar el desinterés/calma de la pareja, lo toma como si fuera ella la única que sufrirá en caso la relación vaya mal. Al no sentirse apoyada en sus temores (o sea, creer que es la única que se preocupa), decide cortar antes que la situación "empeore" (o sea, que ella se sienta mas enlazada a la relación y le afecte mas la separación - muchos "o sea", manyas? - ). El sábado último escucho a una amiga exponer que su padre hace mención al hecho de que mayormente sean las mujeres las que decidan finalizar una relación. De acuerdo: puede que sea una de las interrogantes que cada individuo llega a plantearse en determinado momento de su vida.

Tercero: Ese mismo sabado, al regresar a casa, me viene a la mente el cuadro de Dalí "La persistencia de la memoria". Tengo la tara mental de considerar que algunas palabras tienen un concepto/significado particular, además del que proporciona el diccionario. Cuando escucho "memoria", mi mente - por una retorcida antonimia - la relaciona con "imaginación". O sea: "Memoria" contrario de "Imaginación" y viceversa. Asi, le doy a la memoria el valor de "real", como en un momento le dí a la imaginación el valor de "falso". Pero el cuadro de Dalí destroza esa idea. Como si los recuerdos guardados en la memoria (y por ende "reales") fueran deformados con el paso del tiempo. Le damos a la memoria el valor de "real" porque necesitamos sujetarnos a algo seguro. Entonces nos damos cuenta que solo tenemos la mente. Finalmente - por salud mental - nos convencemos de que la mente es fiable, y nos sujetamos a ella, a su "seguridad" que es para nosotros salvación y bálsamo. En el cuadro, el tiempo se deforma a su propio paso. Así nuestros recuerdos van variando con el paso del tiempo. La esencia, la "solidez" de cada recuerdo, va cediendo al paso del tiempo, hasta quedar como en el cuadro. En algunos casos llega a ser una caricatura en la cual uno puede aún reconocer el objeto recordado, pero se ve obligado a admitir - para sus adentros - que ha cambiado. Eso me transmiten esos relojes chorreados. Es por ello que probablemente dentro de unos años siga recordando una mirada, pero recordaré también que a esa mirada le siguió un beso en la frente (cosa que aún no llego a "recordar"). Años después, seguiré recordando esa mirada y ese beso, recordaré además aquel cuerpo receptivo a mi abrazo, escuchando el latido de mi corazón. Quien sabe que cosas más recordaré en años venideros, que no recuerdo aún.


Hoy saliendo del icpna, encuentro en la vitrina mural que hay una exposición titulada El paisaje de la memoria insomne

Que coincidencia, no?

Este otro dia

Existía acá un hombre viejo, que marchó a cumplir con su deber. Un deber qe únicamente él se había impuesto.
Queda otro acá, negandose a aceptar que el mañana (que llegará en un minuto) es un dia más, como cualquier otro, que no es aquel dia en el que decidió internarse en el silencio. Ese hombre que no aparta de sí la sensación de pérdida, y la falla por no haber estado cuando ella lo necesitaba. Mañana será un dia más, no lo recordará como el dia en que silenciaron las olas del mar.
Cinco minutos. Como en cinco minutos se puede ir el alma. Desaparecer, mutar en vacío.
De nada me sirve culparme. De nada me sirve decir que de nada me sirve...

"When the saints go marching in...♪"
(... o "... are marching...", ya no recuerdo - Asimov sabe -)

No hacer mi maximo esfuerzo. Ser el maximo esfuerzo. Una voluntad sin pensamiento lista al movimiento, a la acción. Aunque sea esta destructiva o autodestructiva...
(esto es lo que me transmite una canción)

Luego, volviendo a un querido disco, recordé un cuento y un nombre. Podrá servir como regalo.

Hay una característica preocupante (a veces problemática) en mí: puede ser la letra o la melodía. Pueden ser ambas. Ahi es peligroso. No influyen en mi psique. Puedo decir sin riesgo a exagerar que la suplantan por completo. O será que hay canciones cuya melodía termina de trnsmitir lo que la palabra se vió imposibilitada de expresar? sea como sea, es ella quien me toma entre sus dedos (o entre sus garras) y me arrulla (o me estruja) en sí misma. Es peligroso. Pero le temo mas a aquel ayer en el cual no permitia a los sentidos sincerarse. Aquel ayer en el que provoqué tantas lágrimas ajenas, tantas y tan queridas que sería la muerte dejar que se apoderaran de mi los recuerdos. Están ahi, listos. Una vez aceptados se abalanzarán sobre mi y descuartizarán este cuerpo que tanta dureza les ha mostrado. Por eso temo tanto intentar controlar estos sentimientos. Basta que me decida y todos desaparecerán al golpe de una pluma. Muchos morirán por esa decisión. Lo sé porque muchos han muerto ya con esa decisión. Detenerme ha sido otra decisión dura, pero espero que valga la pena. Espero no estar equivocandome.

Vano esfuerzo
(15/07/2005)

Ya basta! una foto no podrá contener el viento gélido acariciando tus mejillas, ni el salpicar del agua en tus oidos! Este momento perecerá y ni siquiera tu imagen quedará aquí. La memoria no es tal sino para quien en ella cree.

(11/07/2005)

He convertido muchos allás en aquíes, he viajado mucho a decir verdad. No he logrado que estés aquí.

RECUERDAS ESE CALOR? ESAS COSQUILLAS EN LAS MANOS, ESAS GANAS DE LLORAR AL ABRAZO... ESAS, NO VOLVERÁN!!!
...
Trabajo de riesgo extremo:

pensandote, puedo agregarle un cero a esta cuenta, mover unas cantidades a la columna equivocada
FUE UN AVANCE? hacia donde?

En caso de incendio...
(02/07/2005)

Ya debería estar costumbrado.
Es más, ya debería saber que hacer. Maldita sea! no soporto esas lágrimas!

... rompa el vidrio

El ruido de un trueno

-¿No podríamos -se preguntó a sí mismo, le preguntó al mundo, a los oficiales, a
la Máquina-, no podríamos llevarla allá no podríamos hacerla vivir otra vez? ¿No
podríamos empezar de nuevo? ¿No podríamos ... ?


No. No podríamos.

...


Oceania



Bjork

Vaya dias. No me quejo. El que se queja es este cuerpo que a veces suele contenerme. De a pocos se avanza - a donde? - de a pocos se avanza.
No solo es este cuerpo. Es esta mente que últimamente anda convencida de que es cuerpo, empeñandose en probar los aromas, tactos y sonidos. Para la próxima vez, unicamente dejaré a la emoción entretenerse en este ser. Ojos fuera, ideas fuera. EOF()

...

Tal vez sea tiempo de volver
tu crees?
si, no te has sentido extraño últimamente?
si, pero no es así como nos sentimos comunmente?
ya no sé que pensar o a donde ir, ni te lo pienso preguntar.
Sabes que no te sé responder
(silencio)
tu no has pensado en regresar?
yo? si, todas las noches
que te detiene?
tu, que eres yo a final de cuentas.
tan complicado eres?
pero no! soy demasiado simple... por eso te hablo así. No me entiendes?
(otro silencio)
Que hago? como te detengo?
Así
(un silencio mas)
así? como? callando?
(el que calla otorga, dicen por ahí)
ah... he de hablar entonces para empezar a caminar? para finalmente regresar?
(el que calla otorga, dicen por aquí)
vamos, responde! no puedo moverme si no me dices nada! si me dejas acá luego de arrojarme las respuestas a preguntas que nunca te hice!
(es mi hora de callar)