Cartas

La oficina estará vacía
Lo sé.
Está establecido: Son los buenos los que se van primero
(salvo excepciones que confirman la regla).
Como sentir aquel lugar tranquilo si uno llega a acostumbrarse a una voz?

A veces creo que me conformo con poco.
Otras veces me sorprendo de lo que puedo llegar a soñar.

A veces pienso que me llego a encariñar demasiado.
Otras veces resulta que es tu amabilidad la que me desnuda el alma.

Amable. Te lo habrán dicho alguna vez.
Amable. Te lo habrán dicho alguna vez?

Esta noche pondré un disco y cantaré, aunque la letra poco tenga que ver.
Creerás que escuché tu voz invocandome entre tanta gente?

Así me siento hoy.
Bah! no es para tanto. No te has muerto. Esos, tus alegres ojos lo pueden asegurar.

Te extrañaré
(jueves 12 de mayo, 2005)



Camino
Pues si, te diré que he caminado bastante.
Sabrás que también diré que no he avanzado.
Ya no hay sentimientos en este fondo de barril, todo ha sido ya gastado.
No diré malgastado. "Buscando zafar" de aquello que tanto quería.
Encontrando buenas razones, detestables por cuanto me traen este nudo en la garganta, combinación de engreimiento e impotencia.
Aquella sensación de rechazar voluntariamente algo que se anhela con tanta vehemencia, sin aceptar la propia decisión. Como ahora por ejemplo, observa:

Nos leemos
(viernes 13 de mayo, 2005)



No lo hagas
Sé que tienes el mismo problema. Yo, esta voz grave e impersonal, habla y se escuda en si misma, para tener el valor de finalizar cada frase y no terminar desalmado. Si te digo que no expresas tu cariño te estoy diciendo que lo expreses, pero te oculto que odiaré que lo hagas con otro. Quiero ser tú para que seas yo. Solo repite aquello que ya sabes, yo haré lo mismo hasta verte de nuevo en la playa. Después no mires atrás. Entre las olas, me abandonaré a respirar tranquilo

(sabado 14 de mayo, 2005)

No hay comentarios.: