Ella

Tal vez hayas encontrado
razón para ser
para tu paso apurado
la salida de esta,
nuestra presencia.

No diré
nuestra compañia.

Así seamos miles
que riamos y
conversemos
al abrazo
de un cafe o un vino

Solos siempre
en un momento de silencio

Silencio que logra
inundar nuestros oidos
atropellando las palabras
las risas. El ruido.
Ultima oración

Por tanto tiempo
vivido. No, transcurrido

No sabemos
(ni nos importa)
de justicia
o justificaciones
(como la comtesse)

Somos nosotros,
no el juicio, quien dictamina
esta, la nuestra,
dosis de seconal
de cada dia

De la cobardia
- del temblor de las manos -
Libranos señor


a Pizarnik

Moleskine

Leyendo leyendo, me encontré con un blog que resultó ser el de Ivan Thays. Interesante ya que me genera la curiosidad de intentar leer alguno de los libros de los cuales habla. En fin, para que lee uno un blog si no es por curiosidad? Lo que si me llamó la atención es el nombre: moleskine.
Un cuaderno de notas (lo que necesitaba!) con historia: preferido por artistas por la comodidad para tomar apuntes (esto ya parece comercial televisivo) y claro, ya que las primeras páginas que aparecen son de webs que venden los mentados cuadernos. Pero mi agenda ya pagó pato. ya tengo nuevo cuaderno de apuntes:



Escribir (II)

A veces es algo compulsivo. En momentos como esos pienso que estoy respirando. Es como cuando luego de hacer ejercicio, uno se detiene y llega a sentir como el aire, cada vez mas helado, se desliza a velocidad de corte en el pecho, sin detenerse. Cada músculo, cada célula respira al unísono y soy un vaso que es llenado con un líquido helado. Asi me pasa a veces. Claro, solo me doy cuenta al notar el sudor frio que hace que el lapicero se resbale de mis dedos. Respirando, pienso que si por algún motivo alguien detiene esta respiración que está derrapando en la hoja de papel, terminaré asfixiado.
Otras veces estoy frente al monitor. Releyendo notas y no se me ocurre una concatenación medianamente coherente para ideas como esta:
Otras veces escribo tranquilo (pocas veces, la verdad) y me pongo a pensar: "Esta línea parece muy autobiográfica? puede que si" o "que me estoy quejando o criticando? tal vez" y sigo escribiendo tranquilo.

Leer

Al leer soy un poco desordenado (como en todo, valgan verdades), y sin sentido de crítica literaria mas allá del "me gustó" o "no me gustó". Y es que, si uno lee por gusto, no hay de otra. Puedo decir "porqué" me gustó tal o cual libro: Porque me recordó una situación sucedida, porque la manera de contarlo me engatuzó o algo así. Tambien puedo dar una explicación que suene razonable.
Leo en los parques (Cada vez menos). Leo en los carros. En los carros uso los boletos como marcadores. No soy el único. Otros libros que recibí prestados lo prueban: "Etupsa", "03", "T36""Simón Bolivar"... entre las páginas. Se me ocurre que si uno leyera los boletos y su ubicación en las páginas, podría saber derrepente, donde estaba el lector cuando llegó a determinado párrafo. Sería como leer una partitura de viaje: El libro un pentagrama, las hojas cada linea, y los boletos las corcheas, blancas, negras, depositadas entre ellas. Una melodía que lleve al oyente a aquellos momentos, a una lectura junto a una ventana, en un paisaje en movimiento. Aunque es cierto que una melodia no siempre cuenta una historia. La historia suele ser nuestra, y la melodía, patrimonio universal de los soñadores
Un libro en si es un boleto - o será un vehiculo? - bueno, dejemoslo en que es un boleto. Entonces tenemos un boleto lleno de boletos. Un boleto a la expresión del autor? puede ser.
El boleto al mas allá... hoy no quiero hablar de cosas tristes (tristes porque irse me trae la idea de abandono, de abandonar algo o a alguien), hoy quiero hablar de boletos.
Irse de boleto. Otras veces me da por caminar y caminar hasta la playa con un libro y si se puede, una galleta o algo para engañar al hambre en la mochila, creyendo encontrar en el camino escenarios comunes al libro (no les ha pasado?).
Después ordenaré esas notas, terminaré los cuentos. Todo debe terminar.

Escribir

Escribir atento, mostrando los dientes a quien se acerque, muriendo de sueño a regañadientes (esperando a morir de verdad, cayendo en sueño en la espera).

Frases célebres

Una curiosidad cuasi supersticiosa me dice que estoy pasando por alto algo importante. Es que la semana pasada, estas frases asaltaron mis ojos:

"The only thing necessary for the triumph of evil is for good men to do nothing."
Edmund Burke

Era el final de una película de Bruce Willis. En letras rojas sobre un fondo negro. La radio me recalcó la idea dias después.


"Con todo, nadie puede dar lo que no tiene"
Leopold Bloom

Luego ví la misma idea en un texto que estaba leyendo mi madre. Yo regresaba cansado y la frase regresó a mi memoria.

Algo se me está escapando.

"... y en otras noticias..."

Me la pasé saltando de blog en blog y me enamoré de este texto hasta la fiebre.

Soy flojo

Quisiera que mis notas pudieran ser hechas directamente en la pc. Pero asi no podría ordenarlas. Además, cuando las releo, no puedo evitar "pasarlas en limpio". No sé, me dá a veces un poco de miedo disparar y disparar frases coherentes solo para mi, a cualquier hora de la tarde.

Miedo a escribir. Miedo a ingresar

Cuando escribo generalmente abro el block de notas (no abro word ni algún otro editor con mas opciones o mas "avanzado": no quiero tener que preocuparme por ir marcando "Este va a ser un título", por ejemplo) y de rato en rato escribo párrafos, mientras leo mis notas, navego la web y leo notas - tambien en la web -.
Tambien me puedo poner a transcribir textos de mis papeles (cada vez mas dispersos).
Sucede que no tengo orden. En este momento me tropiezo con un texto y en las imágenes que le acompañan, una marca roja, como un guiño, luego esto, y la imagen va sumergiendose en rojo, mientras vuelvo a aquella noche, caminando contra la corriente en el Jr de la Unión.

...pues la razón es un monstruo desgarbado
que reniega de su entrega
y encadenado llora
justificando su pasión

Yendo contra todos, siendo atropellado a cada paso

Yo no espero

A veces, cuando espero, lo hago tenso/tieso. Eso es la mas de las veces. Otras veces me despatarro (desparramo), que es peor. Y es que estoy tan consciente de mi tensión que está aún presente en mi cuerpo ya relajado. Yo no espero.

Clima

Hoy desperté creyendo no haber podido escapar a la vigilia. Miré el reloj: 05:44

Finalmente el clima se hace realista: frio en el cuerpo, frio en cada articulación. Ahora todo le da la razón a este frio en el corazón.

Ayer realicé un viaje largamente postergado. Una ruta de recuerdos, una peregrinación al pasado cercano. Estos pies cansados evitan que dé por desperdiciado el dia.

Hoy, bostezando mientras tirito, espero lo que me depara el dia, tiritando mientras bostezo, mientras espero.

"Guerras perdidas"

Ya no sé que hacer. Mis notas ahora se encuentran dispersas entre mi agenda (lo cual no debe ser, porque es pública), los papelitos amarillos (que ya están usados!) y mi diario (que es un cuadernote tamaño carta - incómodo para hacer anotaciones en un carro en movimiento - )

Viernes 25 de Marzo
(Grecia: Dia de la independencia - eso dice mi agenda! -)

Sucede que a veces siento que todo - la cama en la que duermo, la mesa en la que escribo - es un lugar de paso, y no logro acostumbrarme. Por eso a veces no escribo. No estoy cómodo, ni frente al monitor, ni ante un escritorio.

Acabo de regresar
(Domingo 27 de marzo del 2005)

En silencio y con los ojos cerrados, temblando por lo que vendrá. En la oscuridad, el viento. Este cuerpo en mi cama y yo en él, temiendo la vigilia que se avecina.
Caminar de regreso a casa (es un decir), incapaz de detener al niño que sujeta de los cabellos a otro, mientras le estrella repetidamente la cabeza contra una puerta enrollable. Plam! plam! plam! Mas fuerte. plamplamplam!
Los sonidos ya eran en ese entonces lejanos. Yo regresaba aturdido, asimilando otro golpe. Ahora, debajo de esta frazada los escucho con mas nitidez. Su existencia llena por completo el concepto de 'sonido', desborda el mismo concepto e invade mi existencia, cubriendome sin ahogarme. Ahora soy un feto flotando en un solo e inacabado 'plam!'.
Es una manera extraña de asimilar un golpe.

Se aprecia la sinceridad
(Lunes 28 de marzo del 2005)

Aqui no hay 'sin embargo'. Hoy deseo dormir sin soñar, ver las a calles huir en dirección opuesta sin preocuparme en pensar. Vuelvo al walkman.
Ayer dormí rápido, pero desperté a eso de las 2 de la mañana, sin motivo aparente. Temí que fuera otro de esos 'ataques de vigilia' que llegan cuando lo que uno mas desea es no tener tiempo para pensar.
(fuera de hora)
A las eras... solo pensarlo... ahora comprendo el significado de la frase "helar la sangre"
dios, que estoy haciendo?: removiendo una costra, queriendo sentir en mis dedos la humedad de una herida.

(12:50)
Mi cuerpo hoy puede irse a donde le plazca. Mi mente ya se fué.

(20:27)
Este rictus de amargura que se estaciona en mi rostro...
no tengo sueño... solo... solo quiero dormir


"unload me"!!!
(Jueves 31 de marzo del 2005)

Ayer escuché en la radio que hoy habría una presentación de un corto con imágenes de las películas de Buster Keaton. No pude escuchar la hora ni el lugar. No puedo ir.
Hoy. frente al computador, volvía al visual basic para una aplicación de búsqueda de archivos. Todo normal, como siempre: diseño de formularios, acceso a la base de datos, escribir el código... y crear otro formulario. No olvidar el botón 'Aceptar'. Luego el código de ese botón "... luego de terminar la ejecución, debe cerrar el formulario", bien... estee...
Me detuve sin atinar a nada. un minuto despues, empecé a pensar lógicamente:
"cual puede ser?" buscar en la web (no tengo instalado el MSDN, ya que: o la página de microsoft es mas rápida o el motor de búsqueda de la ayuda instalada es muy lenta).
En mi memoria no aparecía la sentencia usada para cerrar un formulario!
Tres o cuatro minutos después la recordé. Que alivio!

En la calle. Cientos de veces habré pasado por aquí antes. Es la primera vez que ando esta vereda

Obscuridad
(Viernes 01 de marzo del 2005)

(No es el dia de la independencia de ningún país - según mi agenda -)

sintiendo que debe ser extraño dejarse vapulear de esta manera por las canciones, como si, a pesar de haber logrado todo este "self control", baste el viento de una pluma para derribar este castillo de naipes en que se ha convertido mi existencia

Son las 23 horas de un dia que termina. Me siento como el chapulin colorado, en ese viejo gag: recibe una trompada y continua hablando. Al rato se lleva la mano al rostro y mueve su mandíbula: "aayy!" y cae a causa del golpe.

Los nombres ya no resplandecen al llamado de la memoria, como gemas sin un ápice de luz para brillar.