Cuantas deliradas para ciertos dias de trabajo

Aca en la oficina se acabó el orden
Teleoperadoras correteando al grito de batalla "NO HAY JEFEEEESSS!!!"... creo que si supieran la contraseña de alguna PC con privilegios, tendrian los parlantes al maximo volumen con todos los mp3 de (me tiemblan los dedos) "aguamarina!". Uff. Por suerte estoy aqui, con mi cara de serio y mi fama (es que no me conocen pe') de malo, imponiendo orden y temor. Se la creyeron?... na'a!
Se apuran que es navidad, que el tráfico va a estar pesado, que... ah, todo eso, el tema es que ya se van y yo me quedo aca tranquilo escribiendo y (al fin) poniendo la musica que me place. Compañero de trabajo alzando una ceja al escuchar los "ruidos" iniciales de una cancion desconocida, tratando de hacer entender que si, que le vacila la musica, cuando su cara se contrae con cada golpe melódico que no puede prever (como malacostumbra la programación radial, verdad?).
Escribir en trance es dificil en estos dias, aunque, paradójicamente, lo disfruto más. Nada mejor que saber que has vencido al mundo que te rodea, con sus ruidos, sus preguntas vanas, sus rostros desinteresados y estás aqui, frente al monitor, perennizando aquello para lo que no te atrevias a contener en palabras.
Al menos por esto vale la pena quedarse hasta tarde "trabajando".
Luego de haber huido de una reunión alcohólica (hay que guardar las apariencias - digo yo -)... na'a... me llega altamente.
Para luego llegar tarde a una reunión. La proxima no me entretengo ni aunque me digan que se murió mi gato.
Luego, dias después, el cine. Vaya que valen esos dias en los que crees que la vida bien puede consistir únicamente en ellos, y se dará por bien empleada: una vereda en compañia de los que nunca fallan, conversando y riendo. Recordando y haciendonos de mas recuerdos. cada uno toma lo que mas le gusta: Una sonrisa por aqui, unas cuantas frases por allá. el aroma de una respiración relajando mis sentidos... aaahh...
Hey, yo me voy antes que cambien la cerradura de mi casa, o antes de que vuelva el delirante atormentado a estas líneas.

No hay comentarios.: